4 dic. 2016


El pasado lunes 14 de noviembre de 2016, se produjo un hecho extraordinario en la astronomía, la “superluna”, se da cuando la luna se encuentra en su máximo acercamiento a la Tierra (perigeo). Este acontecimiento ocurre una vez cada mucho tiempo, tanto que se pronostica la próxima superluna para 2034. Ésta fue la mayor en 86 años.
Unos de los efectos de la Luna en la Tierra son las mareas, producidas por la atracción del agua hacia ésta, manifestándose con subidas y bajadas del nivel del mar. En este caso, con la superluna, no hubo gran diferencia. Sin embargo, se notó en las mareas más agitadas. La atracción gravitatoria fue mayor de lo habitual pero no fue tan importante como para provocar tsunamis o terremotos.
Aunque la Luna no hace círculos perfectos a la Tierra en su punto medio, sigue una órbita elíptica que a veces se acerca a la Tierra y otras veces se aleja. Pero, esa órbita no es siempre la misma, ya que la Luna está afectada por la atracción gravitatoria que la propia Luna, la Tierra y el Sol se ejercen entre sí.
En ese momento, la luna se encontró a 356.512 km de la Tierra. Sin embargo, el apogeo de su órbita de este año (el momento en el que se encontró más lejos), tuvo lugar el 31 de octubre, y se encontraba a 406.667 kilómetros, 50.000 kilómetros más lejos. 

Jorge Ruiz


0 comentarios:

Publicar un comentario

Sígueme por correo electrónico

Comentarios recientes

.